A menudo muchos de los que quieren tener su propio blog tropiezan con los problemas técnicos que presenta tener una plataforma propia, lo que puede ser muy frustrante y convertir la tarea en algo dificil para comenzar.

Sin embargo, los problemas técnicos que involucra un blog rara vez son problemas serios ya que la mayoría de las plataformas no requiere grandes conocimientos de programación o sistemas, pero es cierto que para el usuario común puede parecer una pesadilla.

Esta guía intentará dar el puntapié inicial para que puedas saltear estos problemas y conseguir tu propio blog de manera fácil.

Dominio

El dominio es el nombre con que la gente identificará tu blog. Si bien el nombre no lo dice todo, es preferible que esté relacionado con la temática que desarrollará el blog, que sea fácil de recordar y sobre todo que no lo haya tomado alguien antes. Lo primero que hay que hacer entonces es buscar un buen nombre de dominio y registrarlo con alguna empresa del rubro. En mi caso particular trabajo con Go Daddy, un registrar barato y hasta ahora no me ha causado problemas.
Ahi mismo podés hacer búsquedas de dominios tentativos y ver si están tomados o no. Si encontrás alguno que te agrade, el proceso de registración toma algunos minutos y algunos dólares (alrededor de 10 dólares para un año).

Hosting

A la hora de elegir hosting, conviene guiarse por experiencias de otros usuarios. Hay empresas que proveen hosting por muy bajos precios pero muchas veces vimos que más que una ventaja esto es un dolor de cabeza.
Elige:

  • Una empresa de hosting reconocida y de permanencia en el mercado
  • Evita los precios sospechosamente demasiado bajos
  • Evita pagar meses o años por adelantado
  • Asegúrate que tenga todos los requerimientos necesarios para tener un blog:
    – Al menos 1 base de datos (MySQL es la más popular)
    – Transferencia aceptable. El tráfico que te permite por mes, ya sea texto, imágenes, audio, etc. Si tu blog de buenas a primeras se vuelve muy popular, tendrás una linda factura de dinero extra a pagar por tráfico adicional.
    – Espacio aceptable. No es una gran ventaja porque los blogs no requieren demasiado espacio, pero bien vale tener en cuenta el crecimiento que pueda tener tu blog.
  • Acceso FTP
  • Panel de Control. Es importante sobre todo si no tenés conocimientos técnicos poder contar con un panel de control que te facilite la tarea. Entre los más populares y más intuitivos está CPanel.
  • Un hosting basado en Linux te traerá menos problemas que uno basado en Windows
  • Asistencia técnica 24×7, esto es todo el tiempo, todos los días. Es suficiente en la mayoría de los casos con que sea por email pero mejor asegurarse que exista y te puedan ayudar en los momentos que lo necesites.

Una vez que tenés el hosting definido, ellos te proveerán de los Nombres de Dominio, un dato que utilizarás para “apuntar” tu dominio al nuevo hosting.

En próximos posts trataremos la instalación del WordPress – la más popular de las plataformas de blogs – y como customizarlo y agregarle cosas para diferenciarlo del resto de los blogs.

Be Sociable, Share!

Suscribite al feed de Proweblogs y baja el eBook gratis "Ganando Dinero con tu Blog"